Seleccionar página

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artesanía y decoración. 

Artesanía en madera y otros materiales, elaborada por artesano invidente.

Quien soy

 

Sobre mi y mi trabajo.

 

Me llamo Damián. Soy pensionista desde el 2005 que fue cuando quedé ciego por la diabetes, y como muchos pensionistas, llegar a fin de mes ya es un reto, desde ese momento la vida te cambia por completo, era soldador, trabajaba en el metal, motero de toda la vida, tenía animales, pájaros, perros y una vida más menos normal, y un día la cosa empieza a no ser tan normal, la salud me empieza a pasar factura por no cuidarme la diabetes como debía, y de conducir mi moto o mi coche, a viajar en el autobús; porque estaba perdiendo la visión.

 

Ese cambio me hizo adicto a los documentales y series de televisión, pero llega un momento en que uno se aburre de tanta televisión, todo el día sentado en el sillón echando humo.

 

Tres años después de quedar ciego, y escuchando la televisión, escuché un problema que tenía uno de los protagonistas de la película que estaban dando, y mi cabeza empezó ha dar vueltas y le encontré una solución que más tarde registré en la oficina de patentes, y con esta historia del invento se me pasaba el tiempo y a la vez el aburrimiento. Con el tema de la patente y dando palos de ciego y nunca mejor dicho, un “Sr” familiar de un conocido que se enteró de mi idea, y con patentes hechas por el, me visitó y se ofreció para ayudarme con los escritos, por lo que confiando, le dí mis apuntes, y una semana después vino con un escrito hecho por el, me lo lee y al terminar me lee la parte delicada, en la que me ponía como colaborador en el proyecto y el como la persona que aporta la idea global del proyecto, evidentemente este “ Sr” se pensó que ciego, viviendo en mitad del monte, me podría engañar fácilmente, de hecho llegó ha amenazarme diciéndome ante mi negativa para poner el proyecto a su nombre, que haría lo que tuviese que hacer, porque había hecho el escrito con mucho cariño, después de la amenaza y al irse Este hombre de la casa y para poder evitar que me robara la idea, primero llamé a la oficina de patentes para que me confirmaran lo que yo pensaba que ocurriría si aceptaba, y era que al aparecer yo como colaborador, el auténtico dueño de la idea y patente y beneficiario económicamente en caso de que hubiese habido beneficio alguno, era solo suya, pero por supuesto pretendía que yo siendo el dueño de la idea, pagase todos los gastos, y el por haber copiado de mis escritos, eso si, con mucho cariño, quedar como el inventor y el beneficiario, por lo que después de hablar con la oficina de patentes, y sin pensarlo, llamé a mi hermana para que los apuntes que tenía, los enviara a la oficina de patentes para que constase fecha de solicitud y no me pudiese robar el invento, y la excusa que me daba para su acción, era que el mundo de las patentes estaba lleno de tiburones y él quería estar conmigo para luchar contra esos tiburones.

Bien cierto es, y lo peor del caso, era que me lo estaba diciendo el gran tiburón blanco (tiburotis  buitronius corruptus).

 

Así fue como comencé mi corto e infructuoso paso por el mundo de los inventos y patentes, y lo cierto es que lo que me dijo acerca de los tiburones era verdad y sin saberlo, me acercaba al segundo tropezón en este mundo de inventos (tiburones).

 

Escuchando la televisión en los días después de quitarme a este “Sr” del proyecto gracias a Dios, volví ha escuchar un problema, en este caso, un accidente de moto, y recordé que de joven tuve un accidente con la moto y me dañé el cuello, y me hice un invento para evitar lesiones en el cuello y cervicales, y dándole vueltas a la cabeza me vino el collarín que hice de joven, pero en la época que lo hice, no existían los airbag, y pensando y pensando, y recordando el collarín que hice con 17 años, y en mi cabeza empezaba a mezclar mi antiguo invento con la posibilidad de adaptarle una bolsa de airbag, en mi cabeza veía como se inflaba la bolsa del airbag, dando forma al collarín que hice de joven y así me vino este invento, lo patenté, y estando en el proceso, y hablando con empresas interesadas, una empresa, que tenía una patente de algo parecido, me ofreció 100.000€, claro yo que estaba hablando con otras empresas, no podía darlo al primero que me ofrecía, tenía que escuchar ofertas, y al decirle esto a los “señores” que me habían ofertado, su respuesta amenazante fue que tendría noticias suyas, y al final resultaron serlos siguientes tiburones blancos a los que me enfrentaba, al negarme a la oferta, me demandaron ante la oficina de patentes alegando que me había aprovechado del trabajo y esfuerzo, de un equipo de profesionales que habían trabajado duramente durante cuatro años, por lo que me di el gusto de llamarles para decirles en primer lugar que era imposible que me copiase de ellos, porque yo soy ciego, en segundo lugar yo no tenía ni idea de que existiese algo parecido, la inexistencia de un dispositivo de este tipo, al menos eso pensaba yo, que no existía nada parecido, este hecho me hacía más complicado el hecho de que yo pudiera copiar algo, y le rematé diciéndole que yo no tenía la culpa de que trabajase con un equipo de aprendices a hortelanos que han tardado cuatro años para hacer una patata, y yo tardé el tiempo de fumarme seis cigarros seguidos mientras se me venían todos los sistemas a la cabeza, y el hecho de que yo le dijese que era una patata, es porque el distribuidor de una conocida marca japonesa, así fue como calificó el invento de estos avispados, una patata que en un viaje no muy largo lo único que podía ofrecer este casco, era tortícolis(esas fueron sus palabras exactas).

 

Lo cierto es que tuve que dejar de hablar con las empresas con las que estaba tratando, y esto me ocurrió en el 2010, la crisis estaba dando fuerte y después de un año para demostrar que el invento del casco con airbag era mío, finalmente y gracias a los “señores” me tragué el invento, pero tengo la satisfacción de que no me robaron mi patente, y además me dieron una mención honorífica en el club de inventores de Barcelona.

También es cierto que teniendo dos inventos más por patentar, me quitaron las ganas pero si Dios quiere los patentaré, y aquí os enseño una animación gráfica del invento del casco con air-bag.

Tengo que decir que los tiburones que se aprovechan de los trabajos o inventos de otras personas, es por su falta de creatividad y VISIÓN, yo soy ciego, ellos lo están.

 

Después de mi paso por el mundillo de los inventos y patentes(tiburones), y desengañado, empecé ha contemplar la posibilidad de hacer algo manual, y se me ocurrió hacer cosillas de madera, pero ni tenía sitio, ni idea de trabajar la madera, de modo que primero me hice el sitio, y después fui a un almacén de madera y sin pensar mucho, compré para hacerme una mesa de trabajo, cuando la terminé y me di cuenta de lo que había hecho, empecé a hacer una talla de una cabeza, sin haberla terminado, empecé con un barco, y un rato con uno, otro rato con otro, fui terminando estos dos y otros, y poco a poco fui haciendo todo lo que veis en la galería de mis trabajos.

 

Empecé a trabajar la madera en el 2012 haciendo cosas que en la vida hubiera pensado que podría hacer, y menos estando ciego, pero la ceguera no es impedimento, me puse, y lo hice, todo es ponerse, si no lo intentas nunca sabes si puedes o no, si no se puede no pasa nada, pero hay que intentarlo al menos.

 

ACTIVIDAD

 

Mis trabajos con la madera son variados, hago desde una talla de una cara, un barco, una mesa, una lámpara o cualquier cosa que se me pasa por la cabeza, la imagino y la hago, y a día de hoy no puedo decir que ninguno de mis trabajos se me ha resistido, si que se me han complicado, pero le estudio la forma y le doy solución, y todos mis trabajos empezados, están  terminados.

Lo que empecé como modo de pasar el tiempo, ahora intento hacer que además de pasar el tiempo, me ayude económicamente ya que la cosa siendo pensionista, está complicada, el llegar a fin de mes ya es tarea difícil.

Aunque normalmente los trabajos en madera son caros por su dificultad y dependiendo del tipo de trabajo y la madera utilizada, mis trabajos están al alcance de cualquier bolsillo, ya que pienso en que todos tenemos derecho a un capricho, y recordando tallas de águilas que me quedé con ganas de comprar por lo caro que eran, y otros caprichos de madera que me hubieran gustado tener cuando veía, pero no podía por los precios, ahora me los hago yo, y además de hacerlos para mí, los hago al alcance de cualquier persona.

 

Hago trabajos variados, que poco tienen que ver con lo que llamaríamos carpintería tradicional, son más bien trabajos atípicos, y de los que algunos, ni recuerdo haber visto, ni nadie de los que ha visto los míos, les suena haber visto cosas parecidas antes.

De los trabajos que más me han gustado personalmente, son unas farolas que hago para interior y que quedan espectaculares en un salón, pasillo, descansillo de escaleras o como me han comentado mucha gente, que sirven desde entradas de hoteles, restaurantes, o para un despacho elegante.

La primera farola que hice, fue mientras restauraba un mueble antiguo de mis padres en paz descansen, y a la vez estaba montando por otro lado una lámpara de pie, y en mi cabeza empecé a mezclar las piezas de la lámpara con el mueble antiguo, y aunque no había hecho nada parecido a un farol en madera, me puse a buscar madera  con medidas que pudiesen resultar, y lo hice, como mi trabajo anterior era herrero, si que los había hecho en hierro, estilo antiguo, imitando a unos que recordaba de niño que había hecho mi tío, el si que era herrero de los antiguos, de los de verdad que trabajaban a martillo y yunque, como mi abuelo y bisabuelo, todos por parte de mi padre., y finalmente salió la primera farola, y lo curioso es que nadie que ha visto todas las que tengo, ha visto nada parecido antes, ni las conocen en comercios de muebles, son originales y exclusivas, y son diseño mío 100%.

Unas, las hago torneadas enteras desde la base, y otras, partiendo de muebles rescatados, y en alguna ocasión, si el mueble rescatado lo requiere, lo restauro.

Estos muebles los utilizo en la base de la farola, y la parte alta desde la pieza rescatada, hasta el farol, la torneo, y el farol está enteramente hecho a mano, y los pintados en negro, adquieren el aspecto de hierro viejo, por la masilla que me hago yo mismo, y que al aplicar en los faroles, la dejo arrugada hasta un límite, para que al cuajar quede con el aspecto que quiero, aunque también he dejado alguno liso, pero al no gustarme esa terminación, como demasiado perfectos, finalmente los arrugué para que quedasen a mi gusto, ósea, como hierro de forja vieja.

 

También hago trabajos que termino forrando en espejo, lámparas de todo tipo, tallas, o figuras que se me pasan por la cabeza y si me convencen, pues las hago, y ahora mismo tengo proyectos que si Dios quiere, poco a poco iré haciendo.

 

Por ser ciego, hay veces que necesito ayuda, normalmente no utilizo medidas de un metro, como haría cualquiera, utilizo las manos y dedos, y si la medida es muy larga pues alguna varilla, o me busco algo que me sirva de referencia, pero en casos puntuales como centrar una pieza para poner en el torno, pues me ayudan a tomar esa medida, y si la pieza es grande, pues también, y por supuesto para la pintura, tengo a la señora que lleva la casa, que me pinta algunas cosas, y un amigo que me pinta otras, y gracias a ellos, puedo terminar los trabajos por completo.

 

MATERIAL Y HERRAMIENTA

 

El material que utilizo, es la madera que compro en un almacén de maderas de bosques sostenibles, algún mueble rescatado y si es necesario lo restauro, también y si tengo la posibilidad de maderas antiguas, que para trabajarlas son perfectas, las utilizo, y entre otros, una masilla que yo mismo me hago, y que dependiendo de la superficie donde la quiero aplicar, la hago mas licuada, o mas plastilinosa.

También espejos o cristal, y quiero utilizar hierro y acero inoxidable en trabajos que ahora no puedo por falta de sitio para poder trabajar cómodamente y combinarlos con la madera.

 

No tengo procesos de mecanizados automáticos ni líneas de producción en serie, solo herramienta de mano, algún taladro y la joya de la corona de toda mi herramienta,, una copiadora 3D para aficionados y es manual, a la cual, le vi la posibilidad de adaptarle rodamientos para ejes más largos, plato para torno y sin haber visto en mi vida un torno para madera, empecé a encargar ejes a un taller de mecanizados, y las piezas necesarias, y por supuesto un motor, y yo mismo me fabriqué el torno con el que hago mis palos torneados, mis palos de ciego.

 

Este torno, nada tiene que ver con el torno para trabajar madera de toda la vida, un torno normal, trabaja a una velocidad mínima de 1500 RPM hasta una máxima de más de 3000 RPM, y el desbaste de la madera es por gubias. Mi torno funciona a una velocidad mínima de 30 RPM, y una máxima de 70 RPM, ya que esta es la velocidad que yo entendía que tendría que darle, ya que el desbaste es por fresadora y darle más velocidad, podría haber sido peligroso.

Me arriesgué sin estar seguro de si funcionaría o no, pero gracias a Dios funciona y con resultados no malos, aunque una vez terminado el trabajo del torno, las terminaciones torneadas, las hago a mano, el pulido e incluso para definir detalles, lo hago a escofina y mucha lija.

Opinar vosotros mismos.

 

Si tenéis una idea en mente y queréis llevarla a la madera, me podéis contactar por teléfono o email y vemos como lo hacemos.

Localización

Cartagena (Murcia)

Horario

Mañanas: 9:00 – 14:00

Tardes: 15:00 – 18:00

Email

mireluc@palosdeciego.es